Are you a health care worker? We’d love to hear from you. Email editor at northcarolinahealthnews.org

Por Rose Hoban

El calor y la humedad fueron intensos la tarde del sábado pasado en el noroeste, en el condado rural de Brunswick que tiene 785 habitantes.

A pesar del calor, Alexis Grainger-Clemmons sabía que sus hermanos de congregación de la iglesia Spring Grove Missionary Baptist Church iban a asistir a un día de diversión en familia, el primero desde el comienzo de la pandemia de coronavirus a principios de 2020.

Grainger-Clemmons organizó paseos en pony y castillos inflables. El camión de helados “Kayla’s Ice Cream” partió desde Wilmington y estaba estacionado junto a un quiosco de “raspados”. Los miembros de su congregación preparaban una barbacoa con todos los ingredientes, y DJ Shack tocaba melodías de alabanza debajo de una carpa levantada para bloquear el duro sol del mediodía.

“Debido al COVID-19, todos se habían alejado un poco, no querían reunirse en grupos”, dijo Grainger-Clemmons. “Me propuse organizar este día para divertirnos en familia, para romper el hielo y hacer que los niños se relacionen, con la esperanza de ver que podemos divertirnos en la iglesia y simplemente traer a nuestros hijos aquí”.

Sin embargo, el día no fue solo para los niños. Grainger-Clemmons también llamó al departamento de salud del condado y le pidió que llevaran su camioneta de vacunación móvil.

Al otro lado del campo, cerca de la carretera, José Noguera, un trabajador de los servicios de emergencia del condado junto con media docena de trabajadores, acercaron la camioneta a otra carpa, y se disponían a aplicar la vacuna contra el COVID-19. Con tres  ventiladores grandes que trajeron trataban de reducir el calor mientras los trabajadores sudaban detrás de sus máscaras, listos para ponerle la vacuna a todo el que quisiera, ya fuera miembro de la iglesia, o no.

A la pregunta de si estaba cansado del calor, de trabajar los fines de semana y de los largos meses de respuesta al COVID-19, Noguera respondió rápidamente.

“Es un placer, de hecho”, dijo. “Cuando vuelvo a casa, me siento bien de haber entregado un esfuerzo adicional para ayudar a la comunidad”.

Noguera es uno de los miles de trabajadores del departamento de salud local que ha trabajado en la respuesta al COVID-19, día tras día durante los últimos 18 meses, tanto en momentos de calma como en los picos de la cantidad de casos, y que ha tenido que ajustar continuamente su respuesta a un virus que ha demostrado ser un enemigo astuto y caprichoso.

Para el Departamento de Salud del condado de Brunswick, eso significó volver a instalar las clínicas emergentes casi a diario. En todo el estado, los líderes y trabajadores de salud pública están probando formas nuevas y otras ya conocidas de llegar a los que no se han vacunado todavía, a medida que aumenta el número de casos y hospitalizaciones.

Los miembros del Departamento de Salud del condado de Brunswick y los servicios de emergencia del condado montaron una clínica de vacunación móvil en la tarde del sábado 31 de julio, junto con la Iglesia Bautista Misionera Spring Grove. Crédito de la foto: Rose Hoban

Aunque Noguera dice que no está cansado, otros trabajadores de salud pública dicen que sí están agotados por el último año y medio de esta maratón que ha sido la pandemia.

Frente a la próxima ola

“Una de las cosas de las que ya nos habíamos dado cuenta después de superar los peores momentos a finales del invierno y principios de la primavera, es que nuestra gente estaba absolutamente agotada”, dijo Steve Smith, jefe del Departamento de Salud del Condado de Henderson.

Antes de la oleada más reciente, Smith pudo reunir a algunos de sus líderes de primera línea para un informe, y algunos de ellos decidieron hablar.

“Creo que un término que surgió es que simplemente ya no les queda mucha ‘gasolina en el tanque’”, dijo Smith. “Aunque la crisis no ha sido constante todos los días para la comunidad, siempre ha habido algún punto que hemos tenido que atender con urgencia”.

Ahora enfrentan a otra ola en la pandemia a medida que las personas no vacunadas contraen la variante Delta, y se enferman más rápidamente con una enfermedad que podrían haber prevenido con las vacunas, o al menos disminuido el impacto.

“Simplemente no contamos con la misma energía ni el mismo nivel de recursos, aunque tengamos la misma cantidad de trabajadores”, dijo Smith.

Debido a la variante de Delta, la mayoría de los condados del estado pasaron de un nivel de alerta amarilla al rojo en menos de un mes. Smith dice que su gente sabe que tienen que seguir adelante.

Eso ha significado sacar energía de las reservas. La buena noticia es que Smith ha visto a más personas acudir al departamento de salud en Hendersonville recientemente a pedir vacunas.

Pero hay más noticias buenas.

“En general, las tasas de vacunación para las personas mayores en los centros de atención a largo plazo son bastante buenas”, dijo Smith. “Así que esos casos de mayor riesgo que a menudo conducen a la muerte están bastante bien protegidos”, dijo. Pero, “en cuanto a la categoría de personas de edad  media y los más jóvenes, nuestras tasas de vacunación son realmente bajas”.

Smith dijo que ha estado observando lo que sucedió en otros países como India y Gran Bretaña, donde la variante Delta provocó picos de infección rápidos y tuvo disminuciones igualmente rápidas. Tal vez, solo tal vez, lo peor de Delta ya habrá pasado para cuando las escuelas del condado de Henderson abran el 23 de agosto.

Quizás.

Los más jóvenes son más afectados

A fines del invierno y la primavera, los departamentos de salud de todo el estado establecieron clínicas de vacunación masiva, donde las personas esperaban en filas durante horas en sus autos para recibir una vacuna.

Ahora el modelo del condado de Brunswick es el modelo, donde los trabajadores de salud pública salen a la comunidad y hacen un esfuerzo para encontrar personas dispuestas a vacunarse.

“Hace mucho tiempo que realizamos entrevistas de radio y televisión”, dijo Jennifer Green, directora de salud del condado de Cumberland. “También estamos pensando en campañas a través de mensajes de texto y en cómo podemos hacer correr la voz para que le llegue a los jóvenes a través de las redes sociales”.

El departamento de Cumberland ha respondido muchas preguntas sobre cómo una vacuna podría afectar la fertilidad, uno de los muchos ejemplos de información falsa sobre la vacuna contra el COVID-19 que circula casi tan agresivamente como el virus.

“Escuchamos a hombres y mujeres que dicen ‘me va a afectar mi esperma’”, dijo Green sobre los muchos jóvenes que tienen preguntas.

Esos jóvenes son el público meta ahora por una razón: están siendo golpeados más duro con COVID-19.

Según datos del Departamento de Salud y Servicios Humanos, de los casos reportados durante la semana del 18 de julio, el 60.6 por ciento de ellos fueron en personas de edades comprendidas entre los 18 y los 49 años. En comparación, durante la semana del 3 de enero, el 51.6 por ciento de los casos fueron en personas de esa edad.

Sin embargo, donde el grupo más joven aparece ahora de manera desproporcionada es en los hospitales. El último día de la semana a partir del 18 de julio, el 32 por ciento de los hospitalizados tenían entre 20 y 49 años, mientras que al final de la semana del 3 de enero, esas mismas edades eran solo el 12 por ciento de los hospitalizados.

Casi todos los casos nuevos y las nuevas hospitalizaciones son personas que aún no han sido vacunadas. Algunos jóvenes están interesados ​​en recibir una vacuna, dicen los trabajadores de la salud, pero la han pospuesto por distintas razones.

“Estos son los que llamamos los ‘jóvenes interesados’”, dijo el director de salud de Durham, Rod Jenkins. “Estos son los que sienten que: ‘Estoy bien … no tengo mucho de qué preocuparme’.

“Quizás parte de lo que impide que estos jóvenes se vacunen es que, hasta ahora, la sabiduría convencional ha sido que el COVID-19 es más grave para las personas mayores. Pero la variante Delta ha cambiado la ecuación.

“Ciertamente son ellos los que están provocando la propagación de las infecciones en este momento”.

Convencer a los “interesados”

Un director de salud contactado por North Carolina Health News comparó la actual campaña de vacunación con un combate cuerpo a cuerpo. Ciertamente, es más cara a cara, con trabajadores de la salud que van de casa en casa en muchos condados, incluidos Wake y Durham.

Jenkins dijo que envió un equipo a un festival en la calle el fin de semana pasado, donde pudieron dar 85 vacunas en tres horas. Su departamento recibe apoyo de trabajadores de salud comunitarios, no profesionales que cuentan con la confianza de los miembros de la comunidad. Están capacitados para transmitir mensajes de salud en inglés, español y otros idiomas. Existe una profunda tradición de trabajadores comunitarios de la salud en los países latinos.

“Pudimos contratar a personas muy, muy únicas, bilingües, personas que realmente se preocupan por la comunidad, y todavía hoy nos ayudan con este esfuerzo”, dijo Jenkins.

Los funcionarios de salud pública locales pueden recibir ayuda de una iniciativa anunciada el martes donde el Departamento de Salud y Servicios Humanos del estado está repartiendo tarjetas de regalo de 100 dólares (hasta que se acaben) a cualquier persona mayor de 18 años que se presente para recibir una vacuna.

A fin de cuentas, lo más importante para persuadir a los “interesados” para que se pongan a trabajar es a través de las conversaciones con familiares y amigos.

“Lo que estamos aprendiendo de los datos es que realmente marca la diferencia, especialmente para las personas que están indecisas, escuchar a sus amigos, vecinos, familiares”, dijo Green. “Es importante que yo lo diga, pero aún importa más si un amigo o vecino lo recomienda”.

Lorena, de 27 años, y Araceli García, de 31, salieron a vacunarse en la clínica de vacunación emergente junto a la Iglesia Bautista Misionera Spring Grove en el condado de Brunswick. Dijeron que eran las únicas en su familia que aún no habían recibido las vacunas.

“Fuimos un poco descuidadas al principio para conseguirlo. Pero ahora estamos viendo que el COVID-19 está aumentando de nuevo, solo queremos asegurarnos de no ser egoístas y proteger a los que nos rodean y a nosotras mismas también”, dijo Lorena. “Como somos más jóvenes, es como si estuviéramos bien, pero tal vez los mayores lo pasen un poco más difícil y queremos asegurarnos de que lo hacemos por ellos”. Crédito de la foto: Rose Hoban

La buena noticia de Green es que más personas están pidiendo que los equipos de vacunación asistan a los eventos.

“Especialmente para los eventos de regreso a clases … noches de cine en el parque, ese tipo de cosas”, dijo Green. “Estamos trabajando con la campaña “Healthier Together” del estado para que nos ayuden a difundir algunos mensajes, porque tienen experiencia en el trabajo en comunidades, en tocar puertas, en la campaña electoral y en la distribución de folletos y en el uso de diferentes tipos de enfoques”.

Así que su gente está trabajando más duro, justo cuando quieren tomarse un descanso.

“El agotamiento es algo real y lo sentimos, yo lo siento personalmente”, dijo Green. “Sabemos que nuestra comunidad está cansada. Sabemos que el mundo está cansado del COVID-19 y que quiere que desaparezca.

“Parece como en el 2020. Y el camino a seguir para evitar ese sentimiento de 2020 es vacunar a la gente”.

Republish our articles for free, online or in print, under a Creative Commons license.

Rose Hoban

Rose Hoban is the founder and editor of NC Health News, as well as being the state government reporter. Hoban has been a registered nurse since 1992, but transitioned to journalism after earning degrees...